Uncategorized

Monkimun enseña idiomas a tus hijos sin esfuerzo

La llegada de las tablets a nuestra vida cotidiana ha supuesto la entrada en internet de un sector de la población que antes estaba totalmente excluida de la red: los niños con edades entre 2 y 6 años. Estos pequeños internautas no tienen aún la habilidad para controlar un ratón, y menos para manejar un teclado, pero las pantallas táctiles tienen cada vez menos secretos para ellos.

Los desarrolladores lo saben y están empezando a generar aplicaciones para esta nueva y jovencísima audiencia. Los padres se dividen entre ese temor ya recurrente y poco a poco superado a que la tecnología atonte a sus hijos y el pragmatismo de saber que estos dispositivos serán su medio natural a medida que crezcan.

Si el uso además les sirve para perder el miedo a los idiomas, un problema histórico entre los españoles, mejor que mejor. Es lo que trata de conseguirMonkimun, una jovencísima startup española que crea sencillos y coloridos juegos para que los niños se familiaricen desde muy pequeños con idiomas extranjeros. No se trata de que aprendan gramática o un amplísimo vocabulario, ya tendrán tiempo para eso. Solo de que jueguen con palabras e ideas de otros idiomas.

http://widget.smartycenter.com/video/monki-chinese-class-en-google/787251/9170/1

Hermanos y socios

Cristóbal y María Viedma son hermanos, nacidos en Madrid y socios al volante de Monkimun. Él, informático de profesión, conoce de primera mano lo duro que es levantar una empresa de cero. Fundó su propia empresa en Suecia, donde vivió un tiempo, y cuando no terminó de despegar, hizo las maletas y se fue a Singapur. Allí trabajó por cuenta ajena en una compañía que fomentaba el aprendizaje de idiomas permitiendo a sus usuarios subtitular películas en idiomas extranjeros. La gigantesca Rakuten terminó comprándola por 200 millones de dólares.

Después volvió a España, donde su hermana ya había abierto varias academias de idiomas. “Quería escalar el modelo, llegar a más alumnos, pero con una nueva academia como mucho alcanzas a unas decenas de chavales”, explica Cristóbal. Juntando el know how de ambos, la respuesta se antojaba obvia.

Comenzaron a trabajar juntos y en enero de 2014 lanzaron la primera app de prueba. En tres meses se dieron cuenta de que la idea era buena, ya que las descargas subían a buen ritmo, así que se plantearon buscar financiación fuera. “Íbamos a irnos a Singapur, porque allí conozco gente y el primer contacto ya estaba hecho, pero nos recomendaron San Francisco. Allí es donde están las grandes empresas y donde se pueden conseguir grandes cosas”. Pasaron en Estados Unidos varios meses y volvieron a finales de 2014, con una ronda de financiación exitosa que acaban de cerrar (y de la que todavía prefieren no dar detalles).

Entre las mejores ‘apps’ de 2014 según Google

“Volvimos porque queríamos montar la empresa en España. Aquí hay mucho talento, aunque a veces parece que se nos olvida”, explica Cristóbal. En los meses que han pasado desde entonces, su equipo ha creado cinco aplicaciones, sencillas pero bien hechas, pensando siempre en niños de entre 2 y 6 años. Son juegos simples que incluyen frases y palabras en cuatro idiomas posibles: inglés, español, chino mandarín y portugués de Brasil.

imagen-sin-titulo (1)

Una de sus aplicaciones, Monki Chinese Class, es algo diferente. El objetivo es que los niños aprendan a distinguir e incluso escribir algunos caracteres en chino, utilizando ilustraciones relacionadas con su significado. De nuevo, nada demasiado complejo ni profundo, solo un juego con el que ir familiarizándose con un idioma que puede ser crucial en el futuro de estos pequeños usuarios.

Puesto que se trata de productos pensados para un público muy pequeño, los hermanos Viedma han preferido no incluir publicidad en sus juegos. “Iría en contra de lo que creemos que es correcto cuando tratas con niños”. De forma que han creado una app de pago de la que ofrecen una lección gratuita como prueba. Una vez superada esa primera lección, el padre paga 3 euros para desbloquear el resto de las fases. Una prueba matemática algo avanzada asegura que el niño no podrá hacer la compra por su cuenta, manteniéndose así a salvo de problemas vividos con algunas apps en las que los niños causaron un importante agujero en la cuenta bancaria de sus padres sin que estos se diesen cuenta.

Los resultados avalan a Monkimun. En un par de meses han superado el millón de descargas entre sus distintas aplicaciones. “Por hacer una comparación, es como si llenásemos mil guarderías cada día”, bromea Cristóbal. Su éxito es destacable, no en España, sino en Estados Unidos y Asia. “Allí tienen especialmente claro lo importante que es aprender idiomas”, explica, “no tanto en EEUU, que ya hablan el idioma que todo el mundo necesita, pero sí en Japón y China”. Pero es que además Google eligió Monki Chinese Class como una de las 47 mejores apps de 2014, junto con algunas tan populares como Shazam, Buzzfeed, Telegram o las apps de la CNN, de The New York Times o The Economist.

“Con niños tan pequeños tienes que partir de cero”

A sus creadores esto no se les sube a la cabeza. Ante la pregunta de si se plantean diversificar sus esfuerzos para alcanzar a públicos de edades superiores, o quizá enseñar otras materias, responde demostrando cautela. “Si tratas de hacer muchas cosas distintas, terminas por no hacer ninguna bien del todo”. De forma que seguirán trabajando con estas edades y los idiomas. El futuro pasa por unificar todos los juegos en una app más completa, y seguir ganando en usuarios.

Enseñar a niños tan pequeños no es nada fácil. Es cierto que aprenden rápido, pero también que están ‘recién salidos de fábrica’

“Queremos desarrollar un método para generar informes personalizados que podamos enviar a los padres con los progresos de sus hijos”, cuenta Cristóbal. También entra en sus planes desarrollar lecciones que vayan elevando el nivel de conocimientos progresivamente, y asociarlos a un modelo de suscripción, que los padres pagarían mensualmente.

De momento, Monkimun ha conquistado a miles de padres, además de a cientos de guarderías y centros educativos. Entre sus inversores, adelantan, hay una empresa con una cadena de colegios de Japón. “Los mismos profesores nos cuentan que son de gran ayuda en sus lecciones, a veces también para niños más mayores o adolescentes. Con esto hemos descubierto que enseñar a niños tan pequeños no es nada fácil, porque tienes que partir totalmente de cero con lo que crees que saben. Es cierto que aprenden rápido, pero también que están recién salidos de fábrica”, bromea.

Standard
Uncategorized

VaporChat permite decidir cuándo se borran tus mensajes del móvil del receptor

No hay que darle más vueltas: las aplicaciones de mensajería instantánea no son seguras, y no vale la pena que elevemos la discusión hacia la transmisión cifrada de la información o la vulnerabilidad de los servidores. No. En realidad, el peligro llega cuando una foto comprometedora inocentemente enviada por WhatsApp a nuestra media naranja cae por accidente en manos ajenas, o directamente en un acto de despecho supere los confines del móvil.

Hay que empezar a asumir que la información personal que viaja a través de este tipo de apps puede volverse, en un momento dado, en nuestra contra, y esta lección la conocen muy bien los adolescentes. Snapchat se ha convertidoen un negocio millonario gracias a lo caduco de su contenido: uno envía una foto y ésta se desvanece en unos pocos segundos. Pues bien, una startup eleva la apuesta de esta filosofía aplicándola a toda la mensajería con VaporChat, unaapp que acaba de seducir a los inversores que han apostado con millón y medio de dólares. Y parece que esto es sólo el aperitivo.

Podríamos caer en el error de considerar esta aplicación como una más que viene a hacerse un hueco a codazos en el reñido segmento de las aplicaciones de mensajería, pero desbancar a aplicaciones como WhatsApp o Telegram es ya realmente difícil, y no parecería inteligente ir con toda la cacharrería contra ellas. Por contra, VaporChat plantea una solución muy astuta: erigirse como referente para el envío de mensajes privados o con información sensible, y a partir de ahí ir escalando en número de usuarios que van cogiendo el gusto a esto de los mensajes que se esfuman.

http://widget.smartycenter.com/video/completely-transform-the-way-you-chat/787991/9170/1

Su fundador, Kevin Fried, un ex de Goldman Sachs, se puso manos a la obra con el proyecto al descubrir que había un nicho en el mercado no cubierto: por un lado, aplicaciones como Snapchat, muy limitadas al uso de fotografías y orientadas a un público muy segmentado, y luego, otra aproximación a la privacidad como Telegram, decidida a convencernos de que la seguridad para por servidores cifrados y una comunicación blindada con protección militar.

Ni capturas de pantalla

Lo cierto es que de poco sirven los cifrados si es el receptor el que filtra la información. Vamos, que es mucho más probable que un mensaje nuestro caiga en manos ajenas por despiste o mala fe del destinatario, que porque un hacker haya conseguido franquear la seguridad de los servidores. Con Vaporchat el usuario tiene un control absoluto sobre todo el contenido que envía a sus destinatarios, y así, puede configurar la conversación para que no se borre salvo que indiquemos lo contrario (como sucede en WhatsApp), o bien que se borre pasados unos segundos.

Lo curioso del asunto es que en cuanto decidimos eliminar un texto o foto, o bien toda la conversación, estos desaparecen en tiempo real en la aplicación del destinatario. Y lo estará pensando… ¿qué sucede si el receptor hace una captura de pantalla? También se ha tenido en cuenta este extremo y la aplicación alertará al emisor de esta acción, al tiempo que evapora toda la conversación en el momento. Como medida adicional, no aparecen los nombres de los usuarios mientras escriben.

Los usuarios cada vez tienen más claro del peligro que supone utilizar aplicaciones de mensajería no seguras

Por otro lado, la información enviada por VaporChat cuenta con un cifrado SSL de 256 bits y los mensajes se borran del servidor tan pronto como se han suministrado. VaporChat está disponible para iOS por el momento, pero en breve llegará también a Google Play.

Otra empresa, en este caso española, ha optado por la seguridad en materia de las comunicaciones a través de aplicaciones de mensajería: IMBox, una appdestinada al mundo corporativo y que promete comunicaciones fuera de los ojos ajenos. ¿Por qué de repente este interés por la seguridad en el sector? Fernando Calvo, fundador del proyecto, lo tiene claro: “los usuarios cada vez tienen más claro del peligro que supone utilizar aplicaciones de mensajería no seguras”, explica a Teknautas.

Y no podemos evitar formular la pregunta: ¿Es WhatsApp segura? “Desde mi punto de vista, no”, sentencia Calvo. Este emprendedor apunta a que la desconfianza acerca de la seguridad de los datos crece en la empresa privada, y por ello se pusieron manos a la obra con IMBox, un servicio que cuenta ya con la confianza de más de mil empresas en nuestro país.

Standard
Uncategorized

HushHush, un WhatsApp español aún más seguro

Competir con WhatsApp queda descartado de entrada. Se trata de un gigante inamovible al que un modesto proyecto ideado y construido íntegramente en España no pretende desplazar. Pero los creadores de HushHush están seguros de que pueden ser un buen complemento para muchos usuarios preocupados por la seguridad y privacidad de su información.

HushHush (¿recuerdan el nombre de la revista para la que escribe Danny de Vito en L.A. Confidential?) es una aplicación de mensajería 100% española que ha hecho de la seguridad su seña de identidad. Todo en ella está hecho para que sea el usuario el que controle la información que comparte y con quién.

Para empezar, la aplicación está construida con tres sistemas de cifrado que se acoplan entre sí. El primero es un certificado RSA (el sistema que utiliza la Agencia Tributaria) que se genera al inscribirse en la app. Este certificado tiene una parte pública que se distribuye entre todos los contactos y una privada que solo tiene el usuario. La pública sirve para cifrar los mensajes, pero solo la privada puede descifrarlos.

Así, cuando el emisor del mensaje genera un texto, este se cifra con un algoritmo de seguridad denominado AES (utilizado por la NSA). Lo que hace AES es generar una clave de cifrado de 16 bytes, y luego cifrar la clave utilizando la parte pública del certificado RSA del usuario.

imagen-sin-titulo

Al enviar el mensaje, se genera una firma SHA-1 basándose en la parte privada del certificado RSA. De esta forma, solo el receptor puede leerlo y, además, verificar el origen del mensaje, evitando los casos de suplantación de identidad.

Sin rastro en los servidores

El momento de la transacción del mensaje es el punto más importante, porque HushHush elimina el que es el lugar más sensible en el intercambio de mensajes: los servidores. Desde la app explican que en el momento en el que el mensaje es recibido, es eliminado de los servidores, así como los archivos que pueda llevar adjuntos, de forma que solo quedan consignados en el teléfono.

Pero además del empeño en el cifrado y del borrado de los servidores, la aplicación cuenta con una serie de funciones pensadas para que el usuario pueda proteger de forma eficaz sus conversaciones y datos dentro de su propio teléfono. Por un lado, cuenta con una zona segura, en la que se pueden guardar tanto contactos como conversaciones bajo una contraseña, que puede ser la misma con la que nos registramos en la app u otra distinta. Esto permite dar una capa de seguridad extra a informaciones que nos resulten especialmente sensibles.

Por otra parte, HushHush no funciona basada en el número de teléfono, como sí lo hace WhatsApp, ni con el correo electrónico, sino que genera un código identificador de ocho cifras. Esto está pensado para poder utilizarla sin tener que dar nuestro número de teléfono, algo que puede incomodar a algunos, especialmente si se trata de hablar con gente con la que no se tiene una relación demasiado cercana.

http://widget.smartycenter.com/video/l.a.-confidential—intro-1997/771008/9170/1

La idea, cuenta Sacha Muñoz, responsable de marketing y comunicación, surgió a partir de una necesidad real: tres emprendedores, con negocios en común, que no se sentían seguros compartiendo documentos referentes a sus empresas a través de WhatsApp y apps parecidas. “Comenzaron a pensar en ello hará unos dos años, en una época en la que los medios se hicieron eco de algunos problemas de seguridad aparecidos en estos sistemas”.

Así que se plantearon crear el suyo propio, centrado en la protección de la intimidad, y ponerlo a disposición de los usuarios particulares y especialmente de las empresas.

Porque la app se puede descargar gratuitamente (aquí para iOS y aquí para Android), pero el modelo de negocio está orientado a vender licencias a empresas. “La idea es que creen su HushHush a medida, con la interfaz que quieran y la bauticen como quieran, y la pongan a disposición de sus empleados para que la utilicen en sus comunicaciones laborales”.

Eso es el siguiente paso. De momento han logrado unas 6.000 descargas en aproximadamente un mes y medio, y planean una gran campaña de medios para darse a conocer. No se plantean ni mucho menos sustituir a WhatsApp, pero creen que pueden ser un buen complemento para los que tengan especial interés por cuidar lo que comparten.

Standard
movil, Tecnologia

El negocio de manipular las valoraciones de ‘apps’: un fraude muy lucrativo

Parece algo inocente en un primer vistazo: asomarse a la App Store, ver la lista de las más descargadas y bajarse alguna de las top ten. Han pasado apenas unos segundos en todo ese proceso, pero sin saberlo, hemos activado la maquinaria del dinero.

Dinero rápido y ¿fácil? Sí, se puede vivir a cuerpo de rey desarrollando aplicaciones para el móvil, y tal vez el ejemplo más llamativo sea el del controvertido creador de Flappy Birds que, sin quererlo, se encontró con una fortuna en su cuenta corriente en apenas unas semanas. Sin embargo, con una App Store con millones y millones de aplicaciones, ¿cuál es la clave del éxito?

Sin duda, entrar en el top 20. En este sentido, una dolorosa foto ha recorrido las redes sociales mostrando un posible lado oscuro en este negocio que, cómo no, llega de China: una joven tiene frente a sí cien iPhone 5C con los que presuntamente manipula los rankings de descarga.

Entrar en las diez más descargadas cotiza en 11.200 dólares, mientras que por permanecer una semana en esa posición hay que pagar 65.000 dólares

La estampa es demoledora. La joven repite el proceso de descarga de la aplicación y su posterior borrado una y otra vez en los cien equipos. Con cara resignada y la otra mano en el bolsillo, uno barrunta interminables jornadas de trabajo a temperaturas gélidas y cambiando de mano para evitar calambres.

Nadie ha confirmado ni desmentido la realidad de esta fotografía, pero Cult of Mac ha descubierto la existencia de múltiples anuncios en China por los que se ofrece subir posiciones en la tabla, y a precio de oro. Una segunda captura filtrada en Twitter muestra unas presuntas tarifas por las que entrar en las diez más descargadas cotizaría en 11.200 dólares, mientras que por permanecer una semana en esa posición habría que pagar la friolera de 65.000 dólares. Imaginen el volumen de negocio.

“Los principales desarrolladores lo hacen a diario

¿En qué consiste la sistemática de este fraude? El desarrollador pagaría las tarifas antes citadas y la empresa que ofrece estos servicios contaría con múltiples empleados como los de la foto descargando y borrando compulsivamente aplicaciones. Al final, los números mandan. La aplicación va escalando posiciones en la lista hasta llegar a la acordada por el cliente.

Mediante este negocio el usuario se encontraría una aplicación, que posiblemente no lo merezca, en lo más alto, y por ello con más opciones de descarga. En teoría, no hay nada ilegal en este procedimiento (¿cómo se va a impedir que un usuario descargue aplicaciones?), pero no hace falta ser un lince para entender el fraude encubierto.

imagen-sin-titulo (1)

¿Extendido o anecdótico? La foto en sí nos deja boquiabiertos, pero lo que resulta realmente deprimente es la resignada confesión de Barry Meades, desarrollador, entre otros de conocidos juegos como The Room: “Bienvenidos a la realidad, reputadas empresas de desarrolladores hacen esto a diario”.

La demoledora foto podría ser, en realidad, un sangrante exponente de promociones que se estarían realizado desde Estados Unidos. Una empresa bautizada como Chartboost (el nombre lo dice ya todo), emplea una inteligente red de autopromoción cruzada entre sus clientes, de forma que se crea una red de banners dentro de las aplicaciones bajo su paraguas que se invita a probar otros títulos. Éxito garantizado para estar en lo más alto, o como podemos leer en su web: “Conecte sus juegos a una poderosa red y utilícela para conseguir que el lanzamiento de su juego sea un éxito”.

Nuevamente, nada ilegal sobre el papel, pero sobrevuela una vez más la mano negra que altera posiciones en la tabla. Apple, por el momento, no ha emitido ningún comunicado con respecto a la foto, pero evidentemente se trata del principal perjudicado en este presunto fraude. El usuario valora por encima de todo la solvencia de la tienda de aplicaciones y lo peor que puede suceder es que surjan dudas a la hora de revisar la tabla de los top ten.

 

Standard
Tecnologia

Las mejores webs y aplicaciones de consumo colaborativo para ahorrar dinero

Desde compartir garage a comer en casa de un chef, el llamado consumo colaborativo ha puesto muy fácil que particulares intercambien entre sí bienes y servicios sin tener que usar medios tradicionales. Todo (o casi todo) es a través de internet. Esta nueva “economía” tiene sus detractores y está provocando que negocios establecidos vean peligrar su sustento, como ocurre con el sector del taxi, del autobús, el hotelero… Debates aparte, lo que es innegable es que estos servicios ofrecen una comodidad y un ahorro de tiempo y dinero muy difícil de obtener con su rivales tradicionales.

La cantidad de páginas web y aplicaciones de consumo colaborativo ya es casi infinita. En lugar de conectar empresas con clientes, conectan personas con personas. Y podemos encontrar de todo: particulares que alquilan su casa por unos días, guías turísticos o cuidadores de perros. Estas son algunas de las mejores opciones que puedes encontrar para todo tipo de situaciones.

compartir-experiencias-mientras-se-viaja-con-locales-que-hacen-de-guias

BlaBlaCar se ha convertido en una de las plataformas de moda en consumo colaborativo. Permite a los dueños de un vehículo transportar a otras personas y compartir los gastos de viaje. A diferencia de Uber, no hay un ánimo de lucro por parte de los conductores. En teoría está pensado más bien para que todos salgan ganando ahorrando algo de dinero. Pese a ello se enfrenta a problemas legales en España por una demanda de la patronal del transporte interurbano en autobús.

Uber podria enmarcarse dentro del transporte colaborativo… o no. Eso es justo lo que los jueces en media Europa están tratando de decidir. Sus problemas legales han llevado a que se prohíba su servicio UberPOP en España o Bélgica.

Carpooling es otra opción interesante que permite encontrar compañeros de viaje con automóvil propio y compartir los gastos. Y anota esta otra: Compartir Tren Mesa AVE. Esta web (y grupo de Facebook) se aprovecha de los precios reducidos de las mesas que hay en los vagones de AVE y trenes Alvia. Requiere usar Facebook para que el resto de viajeros identifique a sus compañeros y que la persona que organiza el viaje compre los cuatro asientos.

Parquo es una solución para aquellos conductores que no quieren esperar a encontrar un sitio donde aparcar. En ella particulares alquilan a otros su plaza de garage durante las horas en las que no la están utilizando. Unos ganan un dinero extra, otros ahorran.

Alojamiento

captura-de-airbnb-web-para-encontrar-habitaciones-o-casas-de-sus-propietarios

Al igual que ocurre con el sector del taxi o el autobús, el sector hotelero está en pie de guerra contra los servicios de consumo colaborativo. Argumentan que los dueños de estas casas particulares suponen una competencia desleal al no pagar los impuestos correspondientes.

Airbnb se ha convertido en la mayor plataforma del mundo de consumo colaborativo en alojamiento. Permite que el dueño de un inmueble alquile a desconocidos su casa o habitación. Los anfitriones ofrecen sus apartamentos mostrando fotos y opiniones de otros inquilinos. Tan solo tienes que acceder a una de las fichas y seleccionar los días que quieres reservar.

Wimdu es el clon europeo de Airbnb y ofrece alquiler de habitaciones y pisos a costes normalmente menores que los de un hotel.

También destaca una de las pioneras, aún en activo: CouchSurfing. Permite ofrecer tu sofá para que otra persona duerma en él, normalmente viajeros con escaso presupuesto. Los precios son incluso más bajos que en Airbnb o Wimdu.

Compras y mensajería

venta-de-un-producto-en-wallapop

Wallapop es uno de los proyectos más conocidos en España. Pone en contacto a personas para comprar y vender cosas. Todo tipo de cosas, incluidos servicios profesionales. Pero, ¿qué pasa cuando no puedes recoger una compra online? PackagePeer permite que cualquier persona se registre y reciba en su domicilio los pedidos que otra persona no puede recoger. Se comprometen a recibir los paquetes a cambio de una pequeña remuneración. La empresa manda alertas desde su aplicación para que el dueño conozca cuándo ha llegado la mercancía y pase a recogerla.

Ahí va otra: Shipeer. Se define como “la primera plataforma de mensajería colaborativa”. Básicamente consiste en compartir el maletero de un coche para transportar muebles, mascotas, maletas… lo que sea. La empresa verifica la carga mediante fotos, para evitar problemas a los transportistas.

También para perros

gudog-permite-encontrar-cuidadores-para-tu-perro

Los perros también tienen hueco en el consumo colaborativo. Gudog está pensado para estos animales y sus dueños. Su lema es ser una alternativa a la residencia canina, e intenta conseguir justo eso, dejar tu perro a cargo de una persona en la que puedas confiar en lugar de entre rejas en una residencia para animales. Gran idea.

Gastronomía y viajes

Si eres de los que no tienen tiempo de cocinar o te gusta experimentar con la gastronomía, también hay algo para ti. Chefly es una pequeña web que pone en contacto a cocineros con comensales que buscan comida casera. Si eres una persona a la que le gusta cocinar, es una forma de contar con un ingreso extra; si eres un comensal, ofrece una manera de comer más sano a la vez que ahorras algo de dinero.

EatWith permite encontrar lugares donde comer o cenar, pero no en restaurantes, sino en el propio domicilio del chef. Al más puro estilo restaurante pop-up, los cocineros que se ofrecen en esta plataforma prometen crear menús y experiencias más personales.

eatwhit-es-una-plataforma-para-unir-chefs-con-comensales

En lo referente a viajes, hay una amplia oferta de servicios centrados en conocer lugares de una forma diferente, de la mano de gente local que realmente conoce la ciudad.

El caso de Tripobox es específico para personas que quieran viajar en grupo con amigos o desconocidos. En esta web anfitriones en decenas de ciudades crean viajes, planifican las estancias y las actividades, y luego comparten la propuesta para que cualquiera se pueda apuntar. Los anftriones ganan un dinero extra y los viajeros un guía local. En España están presentes en Barcelona, en el resto de Europa en Berlín, París, Ámsterdam o Londres. Beetripper es el mismo concepto, pero opera en muchas ciudades españolas (Sevilla, Madrid, Barcelona, Zaragoza, Bilbao…) y en varios países latinoamericanos.

 

Standard
Informatica, Tecnologia

ISIS cuenta con un ‘help desk’ 24 horas para entrenar a terroristas

Poco a poco va saliendo a la luz nueva información sobre cómo el Estado Islámico ha podido planificar los ataques de París del pasado fin de semana.Y hay un punto clave: ¿cómo se comunicaron los terroristas para evitar ser detectados? Aún no hay detalles confirmados, pero todo apunta a que recurrieron a comunicaciones cifradas. Ahora, un analista de contraterrorismo asociado al ejército estadounidense ha revelado un nuevo dato sorprendente: el ISIS cuenta con alrededor de seis personas distribuidas por todo el mundo que trabajan a modo de ‘help desk’ 24 horas para enseñar a sus terroristas cómo utilizar comunicaciones cifradas o resolver cualquier problema o duda técnica sobre cómo esquivar a los servicios de inteligencia.

En una entrevista con el canal estadounidense NBC News, Aaron Brantly, analista de contraterrorismo del ‘Combating Terrorism Center‘, una agencia independiente de investigación asociada a la Academia Militar de los Estados Unidos, ha explicado cómo el Estado Islámico “ha desarrollado diferentes plataformas con las que entrenan a sus miembros en seguridad digital para esquivar a los servicios de inteligencia, y también para reclutamiento y propaganda”.

Este ‘help desk’ se compone de unas seis personas distribuidas en todo el mundo. Enseñan las 24 horas cómo usar herramientas seguras de comunicación

Según Bradly, esta especie de ‘help desk’ se compone de unas cinco o seis personas distribuidas por todo el mundo. De esta manera pueden ser contactados por miembros del Estado Islámico las 24 horas del día, independientemente del país en el que se encuentren. No hay detalles de cómo se producen las comunicaciones entre unos y otros, pero todo apunta de nuevo al uso de aplicaciones cifradas difíciles de monitorizar y ‘hackear’ por parte de las agencias de inteligencia.

Gobiernos vs cifrado

foto-reuters (2)

El ‘Combating Terrorism Center’ señala que esta infraestructura no solo se dedica a contactar con miembros del Estado Islámico para entrenarlos en el uso de tecnología segura. También producen documentos que distribuyen entre ellos sobre cómo utilizar herramientas de cifrado. De hecho esta agencia ha obtenido más de 300 páginas que muestran cómo el ISIS entrena a traves de este ‘help desk’ tanto a nuevos militantes como a otros con varios años de experiencia.

Los documentos se distribuyen también por las decenas de miles de cuentas de Twitter asociadas al ISIS. Según Bradly, una vez los integrantes de este ‘help desk’ virtual establecen relaciones y contactos con los integrantes del grupo terrorista, otros miembros de su aparato se encargan de entrenarles en otros asuntos como reclutamiento, financiación y posibles ataques.

Creo que ahora vamos a tener otro debate sobre el cifrado, y sobre si los gobiernos deberían tener acceso a las claves

La revelación pondrá más presión en el intento de las agencias de inteligencia por tener acceso completo a las aplicaciones de cifrado y, más importante, por controlar las claves que permiten acceder al contenido. Michael Morell, ex-director de la CIA, ha sido uno de los primeros en exigir un cambio de regulación para que los gobiernos tengan pleno acceso a estas herramientas. Y de paso también culpó a Edward Snowden.

“Es muy difícil para los gobiernos, sino imposible, romper las aplicaciones de cifrado. Quienes desarrollan este cifrado no producen las claves para que ellos mismos o los gobiernos tengan acceso abierto a lo que se intercambia. Esto es el el resultado de Edward Snowden y el debate público abierto. Creo que ahora vamos a tener otro debate sobre el cifrado, y sobre si los gobiernos deberían tener acceso a esas claves”, dijo Morell en una entrevista reciente en CBS. “Y creo que el resultado ahora será diferente tras lo ocurrido en París”.

 

Standard
Informatica, Uncategorized

Una web ‘cazamorosos’ y una fábrica de ‘apps’, estrellas del Alhambra Venture

Alhambra Venture se ha convertido en su segunda edición en una referencia para los emprendedores andaluces que necesitan más financiación para sus proyectos con proyección nacional e internacional. Al evento acuden fondos de inversión y business angels con interés por invertir. Entre las veinte propuestas presentadas destacan Icired, una web anti morosos y Bluumi, el WordPress de las aplicaciones móviles.

El granadino Enrique Rodríguez, socio-director de Agaz Abogados, tiene 41 años y es el  CEO de Icired (Incidencias Comerciales por Impago en Red). Se trata de una plataforma donde se pueden consultar los impagos de las personas físicas jurídicas, “homologada por la Agencia Española de Protección de Datos”, cuenta Rodríguez a Teknautas tras acabar su presentación de apenas cinco minutos en el evento organizado por el diario Ideal y la Junta de Andalucía.

imagen-sin-titulo

Existe mercado. En España hay más de 4,5 millones de euros de impagos anuales, con un importe medio de 457 euros. Icired muestra una base de datos y permite que cualquier persona pueda consultar la morosidad. El softwarepermite situar a los deudores en las primeras posiciones de Google y Twitter, “lo que contribuye a la presión social indirecta para que el deudor se vea obligado a hacer frente al pago”, explica la empresa en su libro para inversores.

Un fichero al alcance de todos

La novedad de la plataforma consiste en que, hasta ahora, al fichero de morosos sólo accedían las entidades financieras y las grandes empresas. Ahora pueden acceder pymes, profesionales y autónomos. Ya cuentan con 13.200 usuarios. De estos, 640 se han registrado para consultar impagos o publicar impagos. El 8% de los impagos publicados se ha resuelto de forma amistosa. “Sácame de ahí, yo pago”, sueltan los morosos que no quieren que su nombre o el de su empresa aparezca en la web.

Icired cobra 34 euros por publicar un impago, previo verificación de la veracidad. El margen que cuentan es del 30%. Con una facturación anual prevista en 2015 de 5.000 euros y una inversión inicial de Rodríguez y Juan González, fundador de Axesor, a través de Industrias Kolmer, de 120.000 euros, tienen unas necesidades de financiación de un millón de euros, de los que 435.000 irían al plan de marketing y el comercial. Para 2017 esperan unos ingresos de dos millones y lograr 400.000 euros de beneficios. Ahora emplean a 14 personas.

“Nuestra idea es un mundo de impagos en todo el mundo. Esta información colaborativa en internet ya se intentó hacer en el año 2000 en Argentina con el pago en cheques. Entonces el grado de penetración de Internet no era tan grande y el corralito tampoco ayudó. Ahora hemos dado con la innovación”, subraya el CEO granadino, quien se ha reunido con responsables de fondos de La Caixa, Sabadell y Bankinter interesados en participar en esta ronda de financiación.

 

Standard